Thursday, 4 June 2015

¿Cómo actuar en caso de una tormenta en montaña?


Se acerca uno de los periodos anuales con mayor frecuencia de tormentas en nuestras cordilleras. Pocos fenómenos meteorológicos son tan impresionantes y temibles en la montaña, donde la virulencia de las tormentas alcanza su punto máximo dadas sus características. Además es una de las emergencias más habituales a la que alguna vez cualquier montañero deberá hacer frente. Por ello es muy importante conocer este fenómeno y saber cómo prevenirlo y cómo actuar.

En el mundo, cada día se producen más de 44.000 tormentas, con una media de 8 millones de rayos al día. La intensidad de la corriente de un rayo es superior a los 20.000 amperios y alcanza una velocidad de entre 10.000 y 100.000 km/seg. Pero el valor más sorprendente es la temperatura que alcanza, entre 10.000 y 30.000 grados.

A pesar del obvio temor de ser alcanzado por un rayo, solamente una de cada diez personas que reciben el impacto de uno mueren. En España mueren de media cada año 11 personas por su impacto. Siendo muy baja la probabilidad de ser alcanzado por uno de ellos. Aunque más vale no tentar la suerte y evitar encontrarnos en medio de esta situación. Pero a las tormentas se añaden otros peligros, como la crecida de barrancos o desprendimientos.


Prevención
En verano las tormentas pueden generarse con una notable rapidez que no nos permita reaccionar a tiempo, pero en general podremos intuir en el ambiente la formación de áreas tormentosas con la presencia de calima. La radiación solar provoca un calentamiento de la superficie terrestre, con la consecuente formación de tormentas calientes. Aunque también se pueden generar tormentas mediante otros procesos, dado que para su formación simplemente es necesario que aparezca humedad y calor en las capas inferiores del aire y frío en las superiores.

La mejor prevención es conocer la previsión meteorológica y evitar las salidas en días con clara probabilidad de tormenta. Aunque la formación de tormentas suele ser bastante imprevisible y dificultosa de predecir con exactitud geográfica para los meteorólogos. Una señal previa a una tormenta puede ser que el viento arrecie repetidamente.


Señales de peligro inminente
Precedente de una descarga eléctrica lo es la llamada descarga silenciosa. Una descarga que podemos percatar si empezamos a percibir un cosquilleo extraño en la piel o el pelo se nos eriza o si se producen pequeñas descargas eléctricas entre compañeros. También puede suceder que los objetos metálicos que cargamos empiecen a emitir un zumbido o emitan luminiscencia azulada, un fenómeno conocido como fuego de San Telmo.

Cuenta los segundos que trascurren entre la visión del relámpago y el sonido del trueno, divide esa cifra entre 3. El resultado es la distancia a la que está la tormenta. Por ejemplo, si cuentas 9 segundos entre el relámpago y el trueno, la tormenta se encuentra a 3km. Menos de 10 segundos entre rayo y trueno implica peligro inminente.


¡Aléjate!
Deberás huir de aristas y cimas, si estás en una cumbre desciende por las laderas más suaves. El lugar más seguro durante una tormenta es el valle. Aléjate de voladuras y salientes, la corriente del rayo fluye por la roca y busca el camino más corto, que en este caso es la línea del aire. Es importante mantenerse alejado de la pared y del borde de un precipicio. 

En una vía ferrata el cable de seguridad hace de pararrayos gigantesco, así que no deberás tocarlo. Deja la cuerda en el suelo y ponte en posición de seguridad. Si no estás cerca del suelo y tienes que asegurarte, es mejor alargar el autoseguro de forma que el cordino haga un bucle y toque el suelo.

En cuevas lo mejor es colocarte sobre una superficie aislante lo más alejada posible de las paredes laterales, la posterior, el techo y la entrada. Como mínimo a un metro de la pared más próxima. No debes colocarte en el umbral de la cueva y si ves que el agua corre por el suelo sal inmediatamente. Cualquier parte del tendido eléctrico o de un curso de agua favorece la caída de rayos. Evita los árboles solitarios. Y recuerda que valles y vaguadas pueden sorprenderte con un aluvión. Aléjate también de vías ferroviarias y paredes de piedra. Sobretodo evitar correr.


Refúgiate
Las partes metálicas de tu tienda pueden atraer los rayos y no son el lugar más adecuado para permanecer durante una tormenta eléctrica. Aléjate de los objetos metálicos y agáchate en el lugar más seco que veas en el exterior. Refúgiate en los grupos de árboles, evitando los más altos que actuarán como pararrayos. Ponte en cuclillas, como si estuvieras en posición fetal, de tal forma que sólo la suela de tus botas toque el suelo. Mejor aún si te pones sobre tu colchoneta, la mochila o una cuerda. Nunca te tumbes en el suelo.

A continuación podéis consultar un esquema realizado por Jorge Jimenez en el que encontraréis explicado gráficamente los aspectos más importantes que he detallado en la presente crónica ¡A disfrutar de la montaña! 


Fuentes consultadas:

No comments:

Post a Comment

Sobre mi


Fragatino de nacimiento y falandraixo de adopción. Apasionado de la montaña y del alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→
Copyright © 2017 Guillem Arnau San Martín Guiral (Fraga, Huesca). Powered by Blogger.

Recent

recentposts

Suscríbete

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Random

randomposts