Thursday, 2 August 2012

Perdiguero (3.222 m) e Hito E de Perdiguero (3.170 m)


Desde hace años que veía de lejos este mítico 3000 del Pirineo central, el Perdiguero. Siempre había oído hablar de su larga cresta y de un recorrido rompe piernas. Quizás por el paso de los años estas historias se habían ido exagerando en mi cabeza. En menos de 24h salió la idea y ya empezaba a andar en dirección al pico con cierta incertidumbre.

El nombre Perdiguero procede de la deformación de "pedriguero". Tantas son las piedras de esta montaña que hay quien dice, exagerando se supone: "piedra a piedra podría desmontarse por completo y quedar reducida a la nada."


Bien temprano y sin haber salido el sol, empezaba a andar por el Valle de Remuñe en dirección al Portal de Remuñe. Como no recordaba mucho la zona y solo veía lo que alumbraba el frontal, el inicio fue más pronto lento, y cuando empezó a clarear cambió radicalmente por más velocidad.

El Valle de Remuñe es precioso, un valle claramente de origen glaciar nos deja rodeados de impresionantes paredes verticales a ambos lados, con algún pequeño nevero comparado con las leguas glaciares de más de 300m de grosor que antes debían ocupar este valle.





En seguida me encontré en un circo montañoso rodeado de paredes verticales y en la que solo por un punto se puede ascender, el Potal de Remuñe. En medio de una ladera de infinitas rocas emprendí la ascensión, pero el valle esta vez no me quiso despedir por las buenas. Al cabo de unos minutos un alud de piedras se vino abajo por donde hacia breves minutos había pasado. Bastante seguro de que el alud no había cogido ningún grupo, seguí hacia adelante.




Una vez en el Portal de Remuñe (2831 m) me encontré de frente la espalda del Perdiguero con el Ibón Blanco de Lliterola a sus pies, con vistas espectaculares. Un rápido descenso hasta el Ibón y, a emprender la subida de la espectacular espalda de Perdiguero, prácticamente vertical y sin descanso de piedras. Tras haber tragado miles de bloques y encontrarme arriba de la espalda de Perdiguero, un fuerte y largo estruendo resonó por todas las cimas Pirenaicas de la zona.





Del Valle de Remuñe se levantaba una humareda impresionante, este alud había superado a los anteriores. Ahora sí que me quede con cierta preocupación, conocía a un grupo que subían por la zona a esa hora. Mirando me pareció verlos en el Portal y descarté la opción de llamar al helicóptero por si podían echar un vistazo en la zona. Finalmente resulto que el alud sí que les cayó cerca, pero no tuvieron ningún problema, me remarcaron que fue impresionante. Y también me di cuenta que yo me había desviado del camino en mi ascensión y había pasado por debajo de esta peligrosa canal, con la suerte de que el fuerte alud se retrasó.

Una vez arriba de la espalda del Perdiguero, atravesé una ancha cresta hasta llegar al Hito E de Perdiguero (3170m) y por una cresta más estrecha y un poco más aérea alcance el Perdiguero (3222 m). Nada comparado con lo que mi cabeza había imaginado de dificultad, incluso la cresta se me hizo cortísima. Un poco de emoción al ser el primer 3000m que consigo en solitario.

























Alguna que otra foto en la cima, que nos da vistas de Aneto, Posets, Monte Perdido… y destacar el Ibón Helado de Lliterola o Ibón Blanco, ya que se pasa el año helado. Un poco de charla con un par de andaluces y un francés, algo de comida, lectura de un escrito que hay en cima y descenso por el Valle de Lliterola. Menos técnico y que me permitió correr sin ningún problema.





No comments:

Post a Comment

Instagram @gsanmartin_95

Sobre mi


Apasionado de la montaña y el alpinismo, Ultra Trail Runner y esquiador nórdico. Un enamorado de mi tierra y cultura. Seguir leyendo→

Recent

recentposts

Random

randomposts